Del crepusculo al ocaso

Del crepusculo al ocaso
Esta es la continuacion de Deja Vu Inmortal, es la presentación oficial del Blog, que espero les guste mucho, hasta el día 20 de noviembre se publicara la historia, mientras tanto disfruten del especial de Halloween(Da click sobre la imagen para ir al Blog)

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡SORPRESA¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

SORPRESA

¡¡¡¡Sorpresa¡¡¡ Les tenemos excelentes noticias. Annie de Visiones Vampiricas, y Citlally de Deja Vu Inmortal, hemos decidido escribir juntas. Por lo que desde hace algún tiempo, hemos estado preparando una nueva historia para ustedes. Clickea en la imagen para ir a nuestro blog. "Esperamos que la disfruten tanto, como nosotras escribiendola"

SORPRESA

¡¡¡¡Sorpresa¡¡¡ Les tenemos excelentes noticias. Annie de Visiones Vampiricas, y Citlally de Deja Vu Inmortal, hemos decidido escribir juntas. Por lo que desde hace algún tiempo, hemos estado preparando una nueva historia para ustedes. Clickea en la imagen para ir a nuestro blog. "Esperamos que la disfruten tanto, como nosotras escribiendola"

posted under | 0 Comments

Capitulo 6 Deseos

NOTA: Bueno, este es el último capítulo de esta pequeña historia, que espero, halla logrado que vean las cosas desde otro punto de vista. Me encanto escribir esta historia, que prácticamete se escribió sola, es un tema delicado, pero que logro tocar las fibras más sensibles en mi. Mi intención nunca fue hacerlas llorar, aunque parece que tengo un talento inato para eso; mi propósito era poder de alguna manera marcar una diferencia, que espero halla podido lograr. Muchas gracias por leer esta historia, y por apoyarme en todas mis locuras.En un rato más le dare una sorpresa.

Pasando a otros temas, como ya saben Deja Vu Immortal, tendrá continuación. La historia se llama "Del Crepúsculo al Ocaso" que espero sea de su agrado como la primera parte, la fecha de públicación, será el 20 de Noviembre. Pero el 28 de octubre, les pondre un capítulo especial en el blog de Deja Vu. Para ir calentando motores, y para que no extrañen tanto a los personajes.

solo me resta decirles muchas GRACIAS^^

Muchos años han pasado desde que aquello sucedió. La vida siguió su curso, y mi madre tuvo que aprender a vivir con sus remordimientos. Mi historia no tiene un final feliz, pero tampoco tuvo un muy buen inicio.

Ahora se, que yo no fui el culpable de lo acontecido; aunque me sigo sintiendo culpable, por el dolor interminable que eso significa aún para mi madre. Me gustaría ser capaz de sanar sus heridas, me gustaría poder limpiar sus lágrimas, cuando estás bañan su rostro por las noches.

Es la misma historia siempre, los inocentes pagan, por los errores de otros.

Mis abuelos, desaprobaron la conducta de mi madre, que llego dando tumbos a la casa; su salud era realmente precaria; ellos la llevaron inmediatamente después al hospital, había perdido mucha sangre durante el trayecto, mi abuelo, trataba de mantenerse fuerte; pero sabía que estaba tan preocupado por ella como yo; mi ansiedad iba en aumento, y ahora más que nunca sentía como la impotencia se apoderaba de mi.

Él seguía a mi lado a pesar de que todo había terminado para mí. Voltee a verlo con las lágrimas empapando mi rostro, suplicando en silencio que tuviese compasión por ella. Él me pidió que la observara. Yo voltee a verla, los médicos pasaban a su lado rápidamente valorando su condición, mientras la abuela moría de nervios, sollozando y rezando por la recuperación de mi madre.

Los días pasaron, y ella finalmente se recupero, estuvo a punto de perder su propia vida. Cuando llego a casa, la vi sumamente abatida, sus ojos habían perdido el brillo que siempre tenían, ahora estaban vacíos. Con una mano acariciaba su vientre, y las lágrimas volvían a mojar su rostro, casi podía jurar que me extrañaba. Su llanto comenzó a ser cada vez más fuerte, se abrazaba sola, como si estuviera tratando de evitar de mantener unido su cuerpo. La abuela acudió a ella espantada, mi madre no dejaba de hablar gritar y llorar. Tuvieron que llevarla al medico; ella estaba bien de salud, pero los remordimientos la castigaban constantemente.

Por las noches se levantaba gritando entre sollozos, me partía el alma verla así, y ser incapaz de hacer algo para ayudarla. Los abuelos decidieron llevarla con un especialista para que recibiera la ayuda que necesitaba. Mis abuelos demandaron al lugar en el que le había practicado aquella cirugía, ganaron la demanda, y cerraron aquel hospital clandestino.

Pero para ella no era suficiente, todo el tiempo lloraba, y permanecía compungida, ya había atravesado por una horrible experiencia, para tener que seguir soportando aquel calvario. No podía ver a un bebe en brazos de su madre, sin que ella se entristeciera y comenzara a llorar frenéticamente.

Mi sacrificio fue inútil, por lo menos en cuanto al bienestar de mi madre respecta. Los años pasaron rápidamente y ella jamás pudo olvidar el incidente, a veces rezaba, a veces sonreía de nuevo a medias, pero ella jamás volvió a ser la misma.

Entre sueños, me llamaba constantemente como “MI bebe”, yo no podía evitar sentir cierto grado de orgullo ante sus llamados, combinados con una inmensa tristeza de lo que pude ser y no fue.

Habría, podría, hubiera, hubiese…. Son cientos de verbos conjugados en el mismo tiempo verbal indicando lo que me gustaría que hubiese ocurrido, pero que nunca será real.

Ella continúo su vida, con ayuda de muchas personas. Aunque hasta la fecha, en medio del silencio de su habitación, puedo ver como sigue derramando lágrimas por mí.

No era para nada lo que yo deseaba para ella, pedí al señor que la ayudara, y el escucho mis ruegos. Pronto su vida recupero un poco del brillo y vitalidad perdidos. Se encontró con aquel hombre que debió ser mi padre. Formaron una familia preciosa, pero en ella siempre había un dejo de tristeza.

Dentro de su casa y de su corazón, por fin pude ocupar un lugar, ella reservaba siempre en la mesa el lugar que consideraba yo hubiese ocupado. En la estantería de las fotos, siempre estaba un portarretrato vació, en el cual debía ir mi foto.

Me daba gusto saber que su destino era muchísimo mejor que su pasado. Los años pasaron rápidamente, hasta que llego el día que el señor la reclamo.
Verla de cerca por primera vez, me llenote emoción, ella me reconoció de inmediato, y extendió sus brazos hacia a mi.

Siempre supe, que a partir de aquel fatídico día, fui la pieza que le faltaba para ser feliz. En sus brazos descanse, y finalmente conseguí la paz que tanto anhelaba. No tenía prisas en conocerla, sería egoísta de mi parte haber deseado lo contrario, sabiendo que mis hermanos la necesitaban más que yo. Pero el día llego y ahora esta conmigo.

Sigo sin tener nombre, sigo sin saber quien realmente soy, estar entre sus brazos, es más de lo que merezco y finalmente estoy en el lugar al que pertenezco. Pero si tú quieres, puedes ser mi voz, ayúdame a evitar que estas cosas sigan sucediendo. Que las personas se sigan dejando llevar, por decisiones tan crueles como esta. Cuida siempre de tu familia, que serán las personas más importantes a lo largo de tu vida. Aprovecha siempre lo que tienes, que será mucho más valioso, que las cosas que no logras tener en este momento.

Y recuerda siempre que la vida es plena gracias a esos pequeños momentos que te roban el aliento.

PD: solo me resta pedirte un último favor, si aun tienes la fortuna de tener a tus padres contigo. El día de hoy, abrázalos y bésalos, en nombre de todos aquellos que nunca podremos hacerlo, por todos los que jamás conoceremos ese pequeño gran placer de poder tener entre nuestros brazos, a aquellas personas que nos dieron la vida. Y por favor, SE FELIZ.

posted under | 4 Comments

Capitulo 5 Lucha

Nota: Este capitulo esta algo fuerte, pero la historia lo amérita. Es una forma para tratar de generar conciencia. Espero que cuando lo lean, entiendan la importancia de proteger la vida. Este será el penúltimo capítulo, me estoy preparando para la continuacion de Deja Vú. Espero que esta historia, más allá de haberlas hecho llorar (para variar) realmente halla logrado remover esas fibrillas en su corazón, para evitar que esto siga ocurriendo. Hay diversas maneras de cuidarse, para evitar embarazos no deseados, proximamente les pondre algunos links donde podran conseguir toda la información que necesiten para manejar esta clase de temas como es debido. Las invito una vez más a que si conocen a alguien, que atraviese por una situación en la cual la vida de un pequeño este en riesgo, a que lean la historia. Tal vez no pueda cambiar al mundo, pero si logramos que una sola persona tome las decisiones correctas, habremos logrado marcar una GRAN DIFERENCIA. Gracias por leernos ^^

Atte. Citlally Mendía.




Perdí la conciencia, vagaba nuevamente en la nada. Trataba tomar fuerzas, para poder estar despierto, para lograr de alguna manera apoyarla.

De repente, comencé a sentir calor, que se hacía cada vez más abrasador, entonces desperté, un extraño líquido me quemaba la piel, trate de gritar, trate de pedir en vano su ayuda; ella cosa me estaba haciendo mucho daño, y yo no era capaz de hacer nada para evitarlo, trataba de replegarme, alejarme tanto como me fuera posible de esa sustancia, sin poder lograrlo. Suplique su ayuda, o la de quien sea, para poder evitar que me lastimaran más.
Por favor no más, prometo que seré bueno, me portare bien, pero dejen de lastimarme de esa manera. ¡¡¡¡POR FAVOR¡¡¡¡

Grite y grite una y otra vez, y nadie se digno a responder a mi llanto, o se detuvo a escuchar mis suplicas. Pero el suplicio apenas había empezado.

Podía sentir como se carbonizaba mi cuerpo, y mi madre, parecía estar ausente durante todo el proceso. ¿Es que acaso no sabía lo que me estaban haciendo?
¿Lo estaban realizando sin que ella se enterase de ello?

En mi desesperación le pedí ayuda a Dios, que por alguna extraña razón se compadeció de mí, y sostuvo mi mano, mientras aquello sucedía.

Estaba siendo castigado severamente, aunque ignoraba mi crimen, pedí perdón y nadie me escucho. De repente lo entendí, fue como un rayo que llego rápidamente a mí, el problema era YO.

No podía creerlo, ¿Qué podría haberle hecho, para lastimarla de esa manera? ¿Qué cosa tan abominable había hecho, que no tenía derecho siquiera a defenderme? Me odie, por haberlo hecho, por haberla dañado. Pedí nuevamente perdón, y él solo me sonrió, reconfortando mi lastimado espíritu de una extraña manera. Entonces merecía lo que me estaba sucediendo; deje que mis lágrimas corrieran libremente, que mis gritos brotaran libremente por mi garganta, y al ver que nadie esta dispuesto a ayudarme, deje de luchar.

El dolor fue todavía más intenso, el ardor de aquella sustancia más abrasadora, me quemaba los ojos, y la garganta y todo mi pequeño ser. Después pude sentir como si miles de cuchillos me atravesaran centenares de veces, mi pequeño paraíso se había convertido en un infierno.

El dolor no paraba, yo estaba cansado, y de repente sentí un dolor más intenso, y como este me partía en mil pedazos, era tan fuerte que término haciendo añicos mi cuerpo.

Después, ya no hubo nada, no sentía nada, ya nada me dolía, ya nada me laceraba. Mientras él me abrasaba disculpándose por aquella terrible situación, pero yo sabía que él tenía tanta culpa como yo, ninguno de los dos éramos responsables de sus actos o de sus decisiones.

El calvario había pasado, ya todo había terminado. Me sentía derrotado, y sumamente confundido. Él me permitió ver lo que había dejado detrás de mí.

Llore tus lágrimas mamá, sangre tu preciosa sangre, y aun así, durante esos momentos no me ayudaste; pero si el haber dado mi vida, hace que la tuya sea mejor, entonces habrá válido la pena el sacrificio.

Pude ver mi cuerpo despedazado, y como era extraído del interior de mi madre con un aparato, cuando aquel monstruo de bata blanca, lo saco calcinado y cubierto de sangre. Era una escena escalofriante, y sinceramente me alegro de que no la hayas presenciado.


posted under | 2 Comments

Capitulo 4 Decisiones


Al llegar a casa, fue directamente a su cuarto; mi abuela no se atrevió a decirle nada; y mi abuelo permaneció en silencio durante todo el trayecto.

Al cerrar la puerta ella se dejo caer, se llevo una mano a la cara, y otra al vientre, estrujaba fuertemente este lugar. Y yo pensaba que sería por la misma clase de ansiedad que yo sentía por estar con ella. Lloró y derramo millones de lágrimas, se hizo un ovillo, y así tirada en el suelo, y entre sollozos, se quedó dormida.

Su actitud me desconcertaba, su dolor me lastimaba, sentía miedo, pero no podía explicar por que. Estaba por quedarme dormido, cuando sentí que ella despertaba, se puso de pie, y abrió ligeramente la puerta, para después regresar a la habitación. Unos momentos después, escuche que susurraba en silencio, y podía escuchar la voz de alguien más, pero yo sabía que estábamos solos en la habitación; después escuche un extraño sonido, como si hubiese dejado caer ligeramente un objeto.
Entendí muy poco de esa conversación, pero definitivamente le había hecho mal, pues al terminar, comenzaba a llorar de nuevo, esa situación, me tenía sumamente perturbado; ella intento descansar, pero simplemente no podía lograrlo.

Su problema debía ser realmente serio, tanto que le complicaba la existencia sobre manera.
Al día siguiente, la escuche pidiendo consejos a muchas personas sobre ese tema; para mi desgracia, escuchaba a las personas equivocadas. En ellas pude entender que le proponían una solución, rápida y eficaz; yo desconocía el significado de eso, pero si eso haría que ella dejara de sentirse de esa manera, no podía estar más de acuerdo en que lo hiciera.

Era demasiada mi inocencia en ese escabroso tema, si hubiese sabido lo que significaba, mi calvario hubiese sido mil veces peor. Después de mucho pensar, y otros millones de lágrimas después ella parecía haber tomado una resolución. Concertó una cita, para resolver el pequeño problemita.

El día señalado llego más pronto de lo que esperaba, yo estaba a poco tiempo de cumplir mis primeros 3 meses, los cuales ni siquiera llegue a cumplir.

Mamá preparo una maleta, y se escapo, sin que los abuelos se enteraran de ello.

El lugar al que fuimos olía muy mal, tanto que provoco que mi estomago diera vuelcos de nuevo. Pensé que tal vez, habíamos regresado con el doctor, pues ese aroma era muy similar al del lugar al que había ido la ocasión anterior.

Ella se adentró en un cuarto, en el que la recostaron nuevamente, pensé que tal vez quería volver a verme. Y no pude evitar emocionarme ante aquella idea.

Comenzaron a colocarle no se que cosas a ella, y sentía como iba incrementando su dolor, tanto físico como emocional. Las lágrimas borraban la belleza de su rostro, y una inmensa opresión se apoderaba de su pecho; sentí de nuevo su inmenso dolor, abriéndose paso en mí. De repente, sentí como se apoderaba de mí, un sueño muy pesado, y no recordaba sentirme cansado, pero no pude evitar caer en aquel profundo sueño.

Odiaba ser tan débil, no poder ayudarla; pero no odiaría tanto nada, durante mi corta existencia, como lo que estaba por acontecer.

posted under | 2 Comments

Capitulo 3 Novedades


Quien debió ser mi padre, mi madre aun no conocía. En cambio al monstruo que me engendro, no solo robo la inocencia de mi madre; yo tuve que pagar el precio de su error.

Cuando mi madre recibió la noticia, fue un día, sumamente extraño. Esa mañana mi madre se había levantado temprano, a pesar, de las pocas horas que había dormido. La noche anterior, me venció el cansancio, y llegó un momento en que no pude calmar sus sollozos, me dormí en medio de sus lágrimas, sintiendo como su tristeza me perforaba el corazón. De repente sentí cuando se puso en pie, me removí ligeramente para poderme acomodar. Ella debió sentir mi movimiento, pues se llevo la mano al vientre; pensaba que era su manera de darme los buenos días. Se encamino a la regadera; y pude sentir como escrutaba su cuerpo a conciencia; supongo que fue la primera vez que noto algunos ligeros cambios propios del embarazo. De repente mi abuela toco a la puerta avisándole que esa misma tarde iríamos al doctor. Y de esa manera dio inicio mi pesadilla, o mejor dicho mi infierno.

Ella al escucharlo, se desconcertó, y cuando la abuela abandono la habitación, ella comenzó a llorar, y a sufrir; no entendía su actitud ¿A que le podría tener tanto miedo? Podía sentir como la duda y el sufrimiento se apoderaba de ella; le borraba su hermosura por completo; sentí odio, hacia el responsable de su sufrimiento, desee más que nunca ser capaz de defenderla, y que tonto era esto de mi parte, por que ni siquiera seria capaz de defenderme cuando llegara el momento.

Sus lágrimas corrían en silencio. Consumiéndola desde a dentro, donde sabía, estaba llevándose a cabo una tormenta. De alguna manera comenzó a calmarse, pasaba sus dedos cerca de mi casa, y yo trataba de estirar mi mano, para que de alguna manera sintiera mi apoyo. En medio de todo ese desastre, el ambiente pareció regresar a la calma, podía sentir el calor agradable proveniente del agua, mientras ella limpiaba su piel con suma delicadeza, pasando inconcientemente sus manos sobre el vientre, en innumerables ocasiones; yo pensé que sabía, me sentí deseado, querido, pero sobre todo esperado.

Su corazón comenzó a latir con fuerza, parecía que estaba por desbocarse. Sentí correr lágrimas de felicidad de mi rostro; pensé que había logrado mi objetivo, y que ella sabía que estaba ahí. Me acune en su vientre, tratando de emitir el amor que sentía por ella. Estaba en casa, en mi dulce, cálido y tranquilo hogar. Comencé a dormir de nuevo, estaba cansado por la noche anterior.

Ese fue el último sueño tranquilo que tuve. En mis sueños, imaginaba su rostro, imaginaba el efecto que su sonrisa podría tener sobre mí. Cuando desperté parecía que habíamos llegado a nuestro destino.

Sometieron a mi madre a diversos estudios, y podía sentir su nerviosismo mientras realizaban cada uno de ellos. Le iban informando los resultados de algunos, que parecían no ser tan complicados.

Entonces el doctor solicito la presencia de mamá, para avisarle el resultado de uno de ellos; parecía ser el único que causaba un verdadero nerviosismo en ella. Podía sentir como se iba desmoronando, y como trataba de mantenerse tranquila.

Mi abuela tuvo que sostenerla, por que sus piernas flaquearon. Cuando llegamos ala habitación, había un olor en ella, que provocaba que a mi madre le dieran nauseas, y que a mí se me revolviera el estomago. En determinado momento ella se recostó, no entendía para que, hasta que escuche al doctor, cuando decía que debía mostrarle algo.

De alguna extraña manera, sabía que se refería a mí, trate de brincar de la felicidad, no había manera de que yo pudiera verla, pero ella podría verme a mí; no sabía como podría hacerlo, pero me carcomía la emoción de solo imaginarlo; comencé a sentir nervios,
¿Le gustaría mi aspecto?¿Pensaría que era bonito o bonita? Estaba que no cabía de la emoción. De pronto sentí un ligero escalofrío, y una ligera presión acompañado de él.

Luego, escuche al doctor decirle que ese era yo, ¡¡¡¡ Me estaba viendo, en ese preciso momento¡¡¡¡ quise estirar mis manitas, para demostrarle que lo sabía; en cambio ella, parecía poseída, casi podía jurar que había dejado de respirar.

Pude sentir como la invadía una profunda tristeza, sin entender, en ese momento la razón de su tristeza. Ella perdió la conciencia, verme la había impresionado; el doctor trato de despertarla, y podía sentir como movían su cuerpo, conmigo adentro. Escuche cuando el doctor le daba la noticia a mi abuela, que estallo en llanto. Pensé que sería natural, que estaban tan emocionados como yo. Después el doctor pronuncio palabras que no pude entender; constantemente decía orfanato, adopción, y otro sin número de posibilidades.

Ahora se, que trataba de preservar mi vida, tratando de convencerlas por diversos medios.

Después de un rato, mi madre despertó, estaba en shock todavía, y se negaba a pronunciar palabra.

posted under | 2 Comments

Capitulo 2 Solo un sueño


Un día alguien me dio vida, emergí de la nada, y ahora me encontraba en el mejor lugar del mundo. Tenía esperanza, tenía cientos de ilusiones, millones de besos por repartir, centenares de risas que arrancar, y lágrimas que limpiar, incluyendo las mías. No se realmente que hubiese sido de mi vida, pero debía valer la pena, o por lo menos yo me hubiese encargado de que lo valiera.

Tenía apenas dos meses y medio, viviendo completamente extasiado ante cada nueva emoción o sensación que provenían de mi madre.

La verdad me importaba poco las circunstancias bajo las cuales había sido creado, ese fue mi grave error, pasar ese pequeño gran detalle por alto.

Yo tenía una misión importante en esta vida, tantos sueños destrozados, tantas metas inservibles; ella no sabía las cosas que yo hubiera sido capaz de realizar, la magnitud que mi vida podría tener sobre su vida, y la de otras personas. Solo me hubiese gustado que ella si quiera se hubiese detenido un segundo para considerar esa pequeña gran posibilidad, ¿Por que le costaba tanto trabajo pensar en mi de otra forma, o por lo menos de una manera más positiva?

No puedo evitar pensar a veces en las miles de maneras en que pude haber disfrutado mi vida, en la manera en que habría saboreado hasta el más amargo de esos pequeños y fugaces momentos. Si yo pudiera estar en tu lugar, no hubiese desperdiciado ni un solo segundo. Hubiese gozado, de las cosas que la vida me habría ofrecido, hubiera podido cubrir de besos a mi madre, si la que tu tienes hubiese sido la mía, yo no le hubiese gritado de la manera en que tu le gritas en ocasiones. Yo no me hubiese limpiado sus besos de la manera en que tú lo haces, jamás me hubiera avergonzado de ella. Pero una vez más necesito recordar que, yo no tuve la suerte que tú tienes.

Mi grito es un llamado desesperado, clamando por que despiertes, a pesar de que nadie lo quiera escuchar; yo no tengo las posibilidades que tu tienes, y te invito a que hoy, sientas y disfrutes hasta el más pequeño de los momentos de tu día. Y me ayudes a marcar esa pequeña gran diferencia, que en lugar de quejarte, digas o hagas, algo positivo, solo te pido, que te unas a mi voz para marcar la diferencia, y que me ayudes a hacer llegar este mensaje, a las personas que lo necesiten.

Es demasiado tarde para mí, pero tal vez no lo sea para otros, el objetivo es mejorar tu vida, y lograr que por lo menos una, pueda salvarse del suplicio que yo tuve que vivir.

Regresando a la historia, puedo decirles que de una extraña forma, me siento un triunfador. Por que algunos, no logran ser más que un ovulo fecundado.

Es irónico que halla mujeres que darían su vida, por tener le placer de brindársela a otra persona. ¿Qué crueles bromas juega el destino a veces, no creen?

Hay quienes tienen el corazón y el alma para ser madres, pero no el vientre, y quienes tienen el vientre, pero ni un pelo de madres.

Y se que hay madres como la mía, que ya se han arrepentido, aunque sea demasiado tarde.

En mi caso mi madre fue victima de una violación. Un canalla abuso de ella, arrebatándole sus sueños, pero no su vida. Se que es demasiado cruda la palabra, pero eso no justifica lo que me hicieron. ¿Por qué tenía que ser precisamente yo, quien pagara los platos rotos?

Sus emociones me asombraban constantemente, ella siempre esta sumida en su dolor y en su desesperanza, habría dado lo que fuera para poder secar sus lágrimas y sanar su dolor; pero ella nunca supo ver, que su dolor era el mío, y sus lágrimas, también lo eran.

Su vientre era un lugar fantástico, había una cuerda que nos conectaba; podía sentir lo que ella sentía, y escuchar lo que ella escuchaba. Yo trataba de absorber toda la información que recibía de ella; era mi heroína, mi todo. A veces cuando la tristeza se apoderaba de ella, trataba de aliviarla, me desesperaba no poder encontrar la salida indicada, para estar a su lado, me moría por arrancarle ese dolor que le partía el alma.

Cientos de veces acaricie el sueño, del día en que finalmente la tendría de frente, el día que podría decirle te quiero, el primer día que podría darle en un simple beso, todo el cariño, amor y agradecimiento que tenía por ella. Cuando sería capaz de cuidarla, de protegerla, de resguardarla del mundo. Pero solo fue eso, un sueño.

Por alguna extraña razón, lograba transmitirle mis emociones, y en medio de sus lágrimas sonreía, acariciando el lugar más hermoso en el que haya podido estar, y que por un tiempo fue mi hogar. Llegue a pensar que sí sabía, que realmente me conocía.

posted under | 1 Comments

Capitulo 1 Inicio


La magia de la creación radica en ese preciso momento, en que dos personas, bajo diferentes circunstancias nos convocan para tener vida, y por algún extraño sorteo, de esas ocasiones, resultan los ganadores, lo que tendremos la oportunidad de crecer dentro de un vientre por tiempo indefinido; y digo indefinido, por que no todos logramos cumplir el tiempo de estadía, para conocer la luz.

Somos parte de las grandes maravillas de la naturaleza, cada uno de nosotros, en su momento, ganamos la batalla, resultamos triunfadores en la carrera, y comenzamos a ser parte de algo más grande, así como así. De la nada, comenzamos a ser alguien, aunque diversos “especialistas” dicen que antes de los 4 meses o menos somos algo, por no tener “conciencia”.

Pero ese no es mi tema, por lo menos no todavía.

En ese mágico momento, comenzamos a tomar nuestras primeras formas. Somos pequeñitos, pero no invisibles. Conforme los días pasan, cada diminuta parte de nosotros, se va formando, no pasa un solo día sin que, en ese proceso de gestación haya cambios en ese pequeño huevesillo, que fuimos.

De pronto, desde adentro, comenzamos a sentir, comenzamos a observar, comenzamos a SER. De ser parte de la nada, pasamos a formar parte, de lo que algún día será ALGUIEN. Aunque muchos nos quedamos a la mitad del camino, de ese principio del viaje, que llamamos vida.

Mi nombre… no importa; puede ser el de tu hijo, el de tu padre, o madre, puedes darme el tuyo, si te apetece. Pero eso no cambia mi historia, que aunque es corta, dejo marcada la existencia de los involucrados; pudo haber sido a la tuya, pero corriste con mejor suerte que yo.

Me hubiera gustado ser tú, haber tenido las oportunidades que tu tienes; no me hubiera importado haber sido niño o niña, o haber sido obeso, o muy delgado, o haber tenido un rostro horrible, o uno hermoso. No me hubiese importado ser alto o delgado, sabiendo lo que sé, y habiendo pasado por lo que tuve que vivir, lo hubiera cambiado gustoso, por si quiera tener una segunda oportunidad. Aunque hubiera tenido el nombre más feo del planeta, hubiera tenido la oportunidad de vivir, de conocer, de ver, de oler, de saborear, de disfrutar, hubiera podido AMAR, abrazar, hubiera hecho tantas cosas.

HUBIERA, es curiosa esa palabra, por que es la representación máxima, de lo que pudo haber sido, de lo que nos gustaría que fuese verdad; pero que NUNCA lo será.

Ni siquiera sé, si hubiera sido niño o niña.

¿Aún no te imaginas lo que me sucedió?

Soy un bebe abortado, un ser que pudo haber sido alguien, pero que fue obligado a ser nuevamente, parte de la nada. Me arrebataron lo poco que tenía, despedazaron mis sueños, de la misma manera que hicieron trizas mi cuerpo. No he conocido dolor más grande que amar a alguien, que nunca te quiso, o que por lo menos, no lo hizo lo suficiente, como para que tu vida, hubiese sido más importante que tu muerte.

Sentir ese grado de rechazo, darte cuenta realmente que no vales nada, para ese alguien que se supone, esta pasando por la etapa más sublime de su vida, y al hacerlo, su “pareja” pasa por un proceso similar.

Si el mundo fuera un lugar justo, las cosas serían muy distintas. Pero las cosas, siguen siendo lo que son, siempre lo han sido, mucho antes de que yo existiera, y aun después de mi corto periodo de vida, lo seguirán siendo, el mundo continuara girando. Nadie es indispensable, y eso lo se mejor que nadie.

Y es precisamente por esa razón que he decidido, relatar mi historia. Tal vez, yo ya no exista, tal vez ya no pueda ser alguien, pero si de algo sirve mi pequeña voz, si con mis palabras puedo evitar que se siga cometiendo el mismo error. Mi muerte no habrá sido en vano, si con ello, logro salvar por lo menos una vida.

De la nada, comencé a ser alguien; sorpresivamente conforme el tiempo avanzaba, y comenzaba a ser conciente de algunas cosas, complejas en su simplicidad; pero no por eso menos magnificas. Era un ser vivo, diminuto en mis dimensiones, pero increíblemente grande, en cuanto a la maravilla, que mi existencia representaba.

Durante mi primer mes, comencé a tomar forma, se podía observar mi cabeza, y lo que sería mi medula espinal. Y de repente, sin más, algo dentro de mi pecho comenzó a zumbar, su sonido, se abrió paso, dando nacimiento a mi corazón y a mis primeros latidos. Tenía corazón, pequeñito, pero suficiente para irrigar mi cuerpo con la sangre y nutrientes que necesitaba para seguir creciendo.

El segundo mes, fue aun más impresionante, la velocidad con la que me desarrollaba era increíble, ni siquiera yo sabía que esperar, o que forma tomaría. De mi cuerpo, comenzaron a crecer mis piernas y brazos, y en ellos mis dedos. De pronto, tenía vista, tenía boca, y nariz; para mi tercer mes, podía moverme; era capaz, de abrir y cerrar mis manos, podía durar mucho tiempo observándolas.

Las maravillas de la creación, y saber que yo era una parte importante de ella, me llenaba de orgullo.
El día que escuche su voz por primera vez, me tomo por sorpresa, esa mujer, sería mi madre, aunque de hecho ya lo era. Sabía que estaba dentro de ella.

Ella era mi templo, mi casa, era mi mundo. Me emocionaba escucharla, su voz podía tranquilizarme rápidamente. Que magnificas sensaciones, provenían de esta persona, no necesitaba saber su nombre, yo le tenía un apodo magnífico: MAMÁ. No me importaba como fuera su apariencia, me bastaba con saber que era parte de ella, para amarla. Era su fan número uno, siempre al pendiente, de sus movimientos. Nunca imagine, que seria ella, quien tendría la última palabra durante mi juicio final.

posted under | 4 Comments
Entradas antiguas

Reglas

Se agradece que:

Este espacio pretende crear conciencia, estamos 100% en favor de la vida. Puede que algunos de ustedes no comportan nuestra opinion, y son libres de expresarla siempre y cuando sean respetuosos. Este es SU espacio, sientase con la libertad de pedir o de aportar ideas para mejorarlo. Es por esta razón que te pido lo siguiente:

-Respetes la opinion de los demàs.

-Los comentarios obsenos u ofensivos seràn eliminados.

- Si quieres publicar este fic en tu página o blog ESCRIBENOS a darkangelanubis@gmail.com . No lo hagas sin nuestro previo consentimiento.

- Si deseas que tu boton aparezca en nuestro blog. coloca el nuestro en el tuyo.

- Si quieres que te afiliemos deja tu link luego de dejarnos tu opinion.